top of page

“Acompañar a las mujeres a parir en casa es un acto político”


Foto: Greta Rico


Por Ricardo Quiroga

Lunes 23 de Mayo de 2022 - 17:19


La fotógrafa y periodista acompañó a un grupo de parteras que atendieron a mujeres que durante la pandemia decidieron distanciarse de la violencia obstétrica de los sistemas de salud. Las instituciones de gobierno, asegura, se han encargado de deslegitimar y criminalizar este trabajo.


Es importante que las autoridades en México y que las instituciones de Salud dejen de amenazar, dejen de criminalizar y de perseguir la labor de la partería. Estas fotografías demuestran que las parteras están en un acto de resistencia y que atender y acompañar a las mujeres para parir en casa es un acto subversivo y sobre todo un acto político”,

Greta Rico, fotógrafa y periodista.


El Valle de México es una de las regiones más pobladas del mundo, con 21.8 millones de habitantes según el Censo de Población y Vivienda 2020 del Inegi. En ese mismo año, uno marcado por el colapso del sistema de salud por el incremento de contagios de Covid-19, ocurrieron 65,703 nacimientos nada más en la capital mexicana.


Aunado a lo anterior, según datos preliminares del Subsistema de Información sobre Nacimientos, de la Secretaría de Salud, ese mismo año la tasa de cesáreas alcanzó el 50% de los nacimientos en el país, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece desde 1985 que la tasa ideal de cesárea para una efectiva reducción de la mortalidad materna y neonatal en cada país debe ubicarse entre el 10 y el 15% de los casos.


Como en muchos otros rubros, la emergencia sanitaria puso en evidencia la necesidad de cuestionar los procedimientos médicos hegemónicos y de reconsiderar otros. Es el caso de la posibilidad del parto en casa. Sin embargo, en el Valle de México existe solo una sola casa de partería, de nombre Morada Violeta, con únicamente 12 parteras capacitadas para atender nacimientos domésticos, quienes acompañan a mujeres que deciden parir en su entorno, la gran mayoría por temor a la violencia obstétrica múltiple.


“¿Por qué el parto se ve como una enfermedad?”


Desde 2017, la fotógrafa y periodista Greta Rico ha acompañado con su lente el trabajo de partería en el entorno urbano. Bajo el nombre “Parteras urbanas”, su seguimiento ha sido reconocido en Estados Unidos, Reino Unido, Colombia, España o Italia, donde o bien ha sido expuesto, se le ha incluido en libros o ha sido premiado. Por ejemplo, en 2021 una de las piezas de la serie fue seleccionada para el catálogo de las mejores fotografías del año de Women Photograph.


En entrevista para El Economista, Rico comparte que a principios de 2020 daba por terminado el ciclo fotográfico de “Parteras urbanas”, cuando la irrupción de la pandemia ofreció un nuevo contexto, donde los protocolos debían transformarse y en el que era necesario pensar que “acompañar a las mujeres a parir en casa es un acto político”. Desde el pasado fin de semana, es posible acercarse al resultado de este trabajo de partería en la pandemia a través de la exposición “Parteras urbanas. Entre patrimonio y colonialidad”, que se exhibe en el Museo Archivo de la Fotografía.


“Como nunca antes, nos quedó claro que en un sistema de salud saturado, con una pandemia que confirmó al hospital como un espacio de riesgo, debíamos preguntarnos: ¿por qué el parto se ve como una enfermedad que tiene que ser atendida por obstetras especializados y no como un proceso fisiológico de las mujeres que se puede atender en casa con el acompañamiento de una partera?”, cuestiona la integrante el programa Jóvenes Creadores del Sistema de Apoyos a la Creación y Proyectos Culturales (antes Fonca).


Añade que, a diferencia de otros países, donde las parteras están incorporadas a los sistemas de salud, donde se dio luz verde para que los partos sucedieran en casa durante los meses más complejos de la pandemia, en México “el sistema de salud y las instituciones de gobierno se han encargado de deslegitimar y criminalizar el trabajo de las parteras, de erradicar el ejercicio de la partería. En una ciudad tan urbanizada y tan grande, como la Ciudad de México, la partería todavía se percibe desde un enfoque muy colonial, como la última alternativa”.


El parto como un castigo


Rico comparte que una de las intenciones del proyecto artístico, a manera de megáfono de las organizaciones de parteras, es que la atención de parteras para las mujeres con embarazos sanos debería ser la única. Sin embargo, aclara: “todas estamos convencidas de que es una maravilla que la medicina haya avanzado tanto, qué alegría vivir en un mundo en donde, si un embarazo se complica, se puede acceder a la atención hospitalaria, pero debería de ser la excepción”.


La violencia hacia las mujeres embarazadas en los hospitales, lamenta, va desde los retrasos amplísimos en el ingreso de las pacientes, “porque lo que hacen es regañarte dos horas porque eres una bruta y ya después de eso te pasan y con un montón de violencia obstétrica, porque lo que viene es un castigo”.


El proyecto “Parteras urbanas”, complementa, también busca crear espacios de educación y visibilizar que el exceso de intervenciones y sin el consentimiento de las mujeres es violencia obstétrica.


“Tenemos muy naturalizado a nivel social y cultural que, como yo solita me paré en el hospital, entonces los médicos tienen derecho de hacer sobre mí lo que les viene en gana y no me tienen que preguntar”, afirma y complementa que hoy en día existen “intervenciones ridículas” calificadas por organismos internacionales como “completamente innecesarias o incuso como tortura contra las mujeres”, tales como los fórceps o la episiotomía.


Reconocimiento para su trabajo


Greta Rico es maestra en Estudios Feministas por la UAM-Xochimilco. Parte de su trabajo de “Parteras urbanas” integra el libro Diseñando la Maternidad. Cosas que hacen y deshacen nuestros nacimientos, publicado por el MIT Press en Estados Unidos en 2021. Ese mismo año, en España, obtuvo la Medalla de Plata en el Certamen Internacional de Fotografía AsisaFoto.


Nota original El Economista

https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Acompanar-a-las-mujeres-a-parir-en-casa-es-un-acto-politico-Greta-Rico-20220523-0068.html






10 visualizaciones

Comentarios


bottom of page